Poesía
Perdóname por haberte ayudado a comprender
que no estás hecha sólo de palabras.
Roque Dalton

El otro. Con el otro
la humanidad, el diálogo, la poesía, comienzan.

Rosario Castellanos


A veces comprendemos algo
entre la noche y la noche.

Roberto Juarroz


Antecedida y apoyada en las experiencias de Viena, Medellín y La Habana, nació la Escuela de Poesía que, en su quinta edición, se realizará en el marco del XIº Festival Internacional de Poesía de Buenos Aires. Este evento se llevará a cabo del martes 7 al sábado 11 de junio del presente año.

El propósito de las Escuela es indagar la experiencia poética desde diferentes ópticas para intentar responder algunas preguntas engañosamente simples: ¿qué es la poesía?, ¿qué hacer con un libro de poemas?, ¿de dónde surge un poema?, ¿para qué sirve la poesía?, ¿qué nos hace el poema?

A través de actividades académicas no formales realizadas por algunos de los escritores que nos visitan, mostraremos las posibilidades creativas de la palabra, estimulando la reflexión alrededor de los interrogantes arriba planteados para que la puerta de acceso a la poesía, que para muchos  permanece cerrada,  se abra generosa.

Es casi un lugar común creer que sólo pueden acceder los elegidos, esos “muy estudiados”. ¿Y si la poesía estuviera en todas partes, esperando la atención de cualquiera para ser develada?

Muchos, en su vida cotidiana, eluden abordar un libro de poemas porque la poesía exige y puede incomodar al desnudar tantas cosas. Pero para los que trabajan en las bibliotecas, los maestros, los que quieren dar lectura a los otros, para el padre que se sienta en las noches a leerle a su hijo mientras entra en el sueño, para aquel que quiera escuchar la música del mundo en el caracol donde resuena, que es el poema -según Octavio Paz-, para ellos y todos ofrecemos esta Escuela de Poesía que pretende descubrir matices de la enorme potencia de lo poético.

Queremos, ayudados por ustedes, contar el poder de las palabras y su riqueza cotidiana, hablar de la contemplación, del pensamiento y los sueños. Hablar de tantas cosas de nuestro ser,  hermosas, crueles y canallas que también la poesía alumbra, para no olvidar y revelar su condición, en su justa y precisa medida o fértil desmesura. La poesía nos ayuda a ver, a vernos.

Añadir comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *


− three = 4